domingo, 26 de agosto de 2012

*EN MEMORIA DE LOS CAÍDOS POR DIOS y PATRIA: AL DIOS Y A LA IGLESIA QUE ALEGRARON MI JUVENTUD*



Llegó el postconcilio, y con él, el nuevo cura.  Ya no vestirá sotana, vestirá como cualquiera, y con torpe desenvoltura tratará de hablar y de reír como los demás. Con él viene “la  Iglesia de los pobres”, pero él será el primer párroco con coche (“instrumento de trabajo”) para no estar nunca en el pueblo. 

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

I. Siempre me admiró la forma cómo la Iglesia Católica se entraba en la vida de los pueblos y de las familias. Cómo sostenía sus costumbres, haciéndose carne de ellas, y cómo a la vez las santificaba.
¡Qué obra de arte, de armonía y de profundidad fue la civilización cristiana! Las plegarias cotidianas y los toques de oración señalaban las horas del día. Las fiestas y el año litúrgico marcaban los tiempos, las faenas y el descanso.
Cristianas eran las alegrías y cristianos los dolores del pueblo cristiano. Santo el nombre de cada humano, y su fiesta era la de un santo. Un sacramento alumbraba la vida del que nacía; otro, la plenitud gozosa del matrimonio; otro consolaba al que se iba de este mundo.
¡Qué fácil era al cura de pueblo, desde la dignidad de su sotana, mantener el respeto reverencial y a la vez el gesto afable y paterno! ¡Qué figura venerable la del párroco de nuestra juventud! Cómo acudían a él los niños a besarle la mano pronunciando el AVE MARÍA PURÍSIMA. Y a escuchar de sus labios siempre una palabra de padre. Él era inequívocamente pastor, y a él acudían para consuelo y consejo las tribulaciones de la juventud y las penas de la vejez. Y aquellas gentes tenían como la mayor honra de su vida ver a un hijo suyo sacerdote.
¡Qué grandeza la de los templos que nuestra fe levantó! En cualquiera de nuestras aldeas su templo parroquial vale más que todo el pueblo junto.
Y qué dignidad y belleza la del culto divino, aun con los medios más modestos…El latín, el canto gregoriano, la solemnidad de la misa DE ANGELIS, obras de un tradición milenaria. Y EL FUNERAL POR EL QUE SE NOS FUE, qué estremecimiento íntimo en el oficio de difuntos, en el dies irae, en el responso final…  
Las devociones sinceras de la Virgen del lugar, las procesiones de santos, la romería anual… Apostolado sencillo, religión entrañada y de verdad, que nos hizo llegar pujante  consoladora la fe de nuestros mayores, la del mismo Cristo…
Pero llegó el postconcilio, y con él, el nuevo cura”.  
Ya todo terminó. El sabe más que veinte siglos de catolicidad. En su  inmenso portafolios lleva un nuevo culto, casi una nueva religión, que aprendió de maestros holandeses. Y un inmenso despreció por la fe del lugar.  
Ya no vestirá sotana, vestirá como cualquiera, y con torpe desenvoltura tratará de hablar y de reír como los demás. Con él viene “la  Iglesia de los pobres”, pero él será el primer párroco con coche (“instrumento de trabajo”) para no estar nunca en el pueblo. 
Para reconocer en él al cura es preciso apelar a nociones abstractas, porque lo que se ve es su antítesis, su negación misma. ¡Qué afrenta, qué desprecio al pueblo fiel!
Ya no hay unción, ni respeto, ni devoción, ni fervor. Sólo  ruido, innovación, petulancia, e impiedad. Ya los niños no acuden al paso del sacerdote. ¿A qué fin?
Todo cuanto ha existido debe ser cambiado por “preconciliar”. Ya no suenan las campanas del Angelus ni el pueblo se reúne en una única Misa Mayor. Fiestas y procesiones han sido alteradas o suprimidas sin el menor respeto; incluso el Santoral ha cambiado.
 El culto divino se ha extenuado hasta su extremo. Y no existe el latín, ni el gregoriano de la liturgia católica; toda polifonía clásica ha sido retirada. Salmos con ritmo protestante y ritmos irreverentes ha ocupado su lugar.
Y la estridencia, la improvisación constante, el mal gusto. Altavoces por todas partes con su resonancia metálica, altavoces de feria en el templo, hasta en lo entierros. (Sordo debe ser su Dios, o no les quiere escuchar). El silencio, el recogimiento, la oración personal, no tienen ya cabida en el templo.
Y COMO SUSTANCIA DE TODA SINIESTRA ALGARABÍA, LA PRÉDICA “SOCIAL”. ¡Qué todos la escuchen callados, y que nadie se arrodille al  comulgar…! Violencia a las almas, violencia a las conciencias y la sensibilidad… Todo en nombre de la LIBERTAD y el “HOMBRE MODERNO”.
Mientras tanto, las costumbres se corrompen en los pueblos y la fe se pierde en las almas. ¿Quién enderezará ya todo esto, quién sembrará de nuevo la fe?

¡ DANOS, SEÑOR, PACIENCIA Y FORTALEZA PARA TANTOS MALES AGUANTAR!


II. Aquí y ahora, aterricemos en el siglo XIX. La Santísima Virgen se apareció a unos pastores en LA SALETTE. Allí se les mostró como una gran dama, elegantemente vestida. Estaba sentada sobre una piedra y no cesaba de llorar. Los niños se fueron acercando tímidamente hasta que ella les habló sin dejar de llorar. Entre otras cosas, les predijo la pérdida de las cosechas, porque los campesinos no guardaban el descanso dominical.


Una vez que hobo ocurrido la catástrofe, los campesinos cesaron de reírse de cuanto decían los niños y comenzaron las peregrinaciones hacia la santa montaña. La Santísima Virgen, además, les comunicó un secreto que, finalmente, los niños entregaron a Su Santidad el PAPA PÍO IX, el cual aprobó el culto en el lugar de las apariciones, donde se construyó un templo y un monasterio adjunto que habitan monjes que se inspiran en dicho secreto. Mejor dicho: se inspiraban. Porque, se según se dice, después del Concilio Vaticano II (1962-1965) del siglo pasado, después del Concilio se ha perdido esta santa inspiración.
Ahora bien, ¿Qué revela el secreto?
“Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, los sacerdotes, por sus vidas malvadas, por sus irreverencias y su impiedad en la celebración de los santos misterios, por amor al dinero, su amor a los honores y a los placeres, los sacerdotes se han convertido en cloacas de impureza. Sí, los sacerdotes están pidiendo venganza, y la venganza está suspendida sobre de sus cabezas.
“¡Ay de los sacerdotes y de las personas consagradas a Dios, que por sus infidelidades y su vida malvada están crucificando de nuevo a mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a DIOS claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a sus puertas, pues no queda nadie para implorar misericordia y perdón para la gente; no hay más almas generosas, no queda nadie digno de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno por el bien del mundo”.  
Con tan terribles palabras este gran secreto, dado a los niños en 1846, pero conocido mucho después, como es natural. De modo que lo que está ocurriendo hoy estaba predicho desde hace un siglo y medio, 1846-2010. Si. A pesar del reconocimiento de las apariciones por el obispo del lugar, usted aún no cree, lea esto:
“En el año 1864, lucifer junto con un gran número de demonios serán desatados desde el infierno; poco a poco abolirán la fe, incluso para las personas consagradas a DIOS; los cejarán de tal manera que, salvo el caso de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de loss ángeles malignos; algunas casas religiosas perderán totalmente la fe y se perderán muchas almas”.


¿Qué ocurrió en 1864 que corresponda a esta profecía? Nadie puede asegurar que tiene la respuesta al enigma? El aislamiento político de KARL MARX terminó en 1864 con la fundación de la Asociación Internacional de los Trabajadores. Aunque él no fue ni su fundador ni su jefe, pronto se convirtió en su líder espiritual. Su primer encuentro público, convocado por líderes de la unión comercial inglesa y representantes de los trabajadores, tuvo lugar en la sala de SAINT MARTIN en LONDRES el 28 de setiembre de 1864. De ahí en adelante, las fantasías  comunistas fueron seduciendo a más y más políticos revolucionarios.
¿Todavía no está convencido? Siga leyendo:
“El Vicario de mi Hijo tendrá mucho que sufrir, porque durante un tiempo la Iglesia será víctima de grandes persecuciones; será ese el tiempo de las tinieblas; la Iglesia pasará por una horrorosa crisis. La Santa Fe de Dios será olvidada, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes. Los poderes civiles y eclesiásticos serán abolidos, todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira, discordia, sin amor por la patria ni por la familia”.  
¿No es esto lo que esta viviendo, sobre todo, a partir del triunfo de los aliados en la Segunda Guerra Mundial? Aunque los poderes civiles y religiosos se mantienen en apariencia, carecen de verdadera autoridad desde el momento en que se declara que la autoridad máxima es el pueblo. Para ganar una elección hay que adular al pueblo y someterse a sus caprichos. En vez de ser la autoridad la que guía al pueblo hacia el bien común, el pueblo obliga a la autoridad a proporcionarle bienes privados. Hemos caído en un materialismo sin precedentes en la historia. Incluso se ha llegado a juzgar como asesinos a los que nos libraron de la tiranía marxista-leninista en una guerra sucia que ha sido olvidada por completo, como si nunca se hubiera librado. LA JUSTICIA HA SIDO PISOTEADA.


En 1969, el profesor G. MAY dio su visión de la crisis del celibato en la iglesia, que recogió CORNELIO FABRO (“La aventura de la Teología Progresista”, Eunsa, Madrid, 1976).
La CRISIS se debe a la inseguridad de la fe. El Padre FABRO señala que ésta es la primera causa de ella. El celibato exige un gran sacrificio que carece de sentido cuando se deja de comprender que la Iglesia Católica es la única Iglesia de Jesucristo.


Cuando más se aparente que las diversas iglesias están más o menos a la par con la Católica, ¿por qué solo el clero católico es célibe? En verdad, este sacrificio exige una causa absoluta. El ecumenismo, condenado bajo pena de excomunión por la Jerárquica preconciliar, hoy es practicado sin tapujos desde la misma Roma.
En estas condiciones resulta muy difícil que el celibato se respete y se mantenga. Perdido el carisma, ya puede esperarse lo peor: CORRUPTIO OPTIMA, PESSIMA=la corrupción de lo mejor es la peor - . Continúa FABRO: La destrucción de la fe objetiva (del contenido de la fe) arrastra consigo la fe subjetiva en el compromiso. El apelar por la supresión del celibato nace de la falta de fe en el poder de la gracia. Ya no se tiene confianza en el poder de Dios, que puede el querer y el obrar”.
¿Podemos continuar asombrados de lo que ocurre? Puestas las causas, se siguen los efectos. Solamente se asombran los que no han comprendido la REVOLUCIÓN CONCILIAR.
En 1917, la Santísima Virgen se aparece a tres pastorcitos en FÁTIMA, PORTUGAL. Rubrica la veracidad de su venida  con un milagro portentoso presenciado por miles de peregrinos y que hoy recordamos como la danza del sol. También les fue confiado un secreto a los videntes, mejor dicho, tres secretos, cuya última parte o tercer secreto, fue dado a conocer JUAN PABLO II al final de su pontificado.
Ahora bien: en 1927, la Santísima Virgen indicó a SOR LUCÍA que había llegado la hora en que el Santo Padre impusiera la devoción a su Corazón Inmaculado y le consagrase  RUSIA. Tales medios impedirían la Segunda Guerra Mundial y obtendrían la conversión a RUSIA. PÍO XI  no creyó y se negó a proceder. Hasta el día de hoy la Santa Sede sigue dándole las espaldas a la Santísima Virgen. Ni se predica la devoción a su CORAZÓN INMACULADO, salvo entre los odiados tradicionalistas, ni se consagra RUSIA. ¿Merecemos o no el castigo? El SAGRADO CORAZÓN dirá a SOR LUCÍA:Dado que siguen el ejemplo del rey de Francia, lo seguirán en su suerte”.  
LUIS XVI tampoco hizo caso de la petición de consagrar FRANCIA y su ejército al SAGRADO CORAZÓN y, exactamente cien años después de la petición, en el mismo día, comenzó la revolución francesa.  
Ante el escándalo que nos humilla, nada se saca con pedir perdón. Es necesario hacerlo, pero no remedia nada. Hay que ir a las causas, señaladas por SAN PABLO, la Santísima Virgen MARÍA,  el Padre FABRO y muchísimos otros testimonios.
Bueno sería que la Jerarquía, agobiada por estas acusaciones, nos llamara a la PENITENCIA. SU SANTIDAD ya no hizo en su Carta dirigía a los irlandeses. Porque hay ciertos que no se expulsan tan sólo con oración, sino que es necesario añadirle AYUNOS y MORTIFICACIONES. Entretanto, forcemos al CIELO con el instrumento que él mismo señaló: el rezo del Santo Rosario, y esperemos con paciencia a que, en cuanto Su Santidad consagre RUSIA a su INMACULADO CORAZÓN, vuelva la sensatez a nuestra vapuleada Iglesia.  

(¿LA IGLESIA BAJO CASTIGO? Por el Prof. JUAN C. OSSANDÓN VALDÉS. Revista IESUS CHRISTUS de la FSSPX, Año XXI, nº 128 – marzo/ abril de 2010.  p.  22-25).  
Ídem:

*RAFAEL GAMBRA CIUDAD (+) 

Mi profesor de Historia europea  Su libro: “La interpretación materialista de la historia. Del Instituto “BALMES” DE SOCIOLOGÍA. Consejo Superior de Investigaciones científicas. Una investigación social-histórica a la luz de la filosofía actual por Don Gambra Ciudad, doctor en filosofía y Letras, Madrid, 1946, 248 páginas. Conste.

De “Dios lo quiere”, Madrid, España, nº 27, octubre 1973. 

Noticia de Santo Domingo de Guzmán: Devastada la Iglesia de Francia la herejía de los ALBIGENSES. No contentos éstos con propagar monstruosas doctrinas, saqueaban las Iglesias y asesinaban a los sacerdotes. En 1215 vio el Papa INOCENCIO III en sueños bambolearse las paredes de San Juan de Letrán en Roma, sostenida tan sólo por las robustas espaldas de dos religiosos DOMINGO y FRANCISCO , los cuales habían de oponerse al error maniqueo con sus predicaciones (Ep.), y abrasar de nuevo al mundo con el fuego de la Fe. Su madre tuvo, en efecto, mientras oraba en Sto. Domingo de Silos, una visión en que pudo contemplar a su hijo en figura de un perrito, que tenía en la boca una antorcha encendida.
Nació en España, de la noble familia de los Guzmanes, y desde niño se distinguió siempre por su pureza, simbolizada en su hábito y en el lirio que sus imágenes suelen llevar en la mano (Alel.).
Viendo los males sin cuento que los HEREJES ALBIGENSES causaban en el mediodía (sur) de Francia, fundó para combatirlos la ORDEN DE PREDICADORES, a la cual dio por armas el escudo e la verdad para enseñar la doctrina católica Y LA ESPADA DE LA PALABRA PARA PREDICARLA.
Santo Domingo amó con delirio a la VIRGEN MARÍA, y predicó la devoción al SANTO ROSARIO, muriendo en Bolonia, Italia, año de 1221. Mira por esa legión de hijos e hijas que tanto se han distinguido siempre en el servicio de la santa Iglesia Católica Y EN EL AMOR Y ESTUDIO de la verdad revelada. MIRA TAMBIÉN POR ESPAÑA QUE TE VIÓ NACER Y CRECER EN SU SENO SIEMPRE FECUNDO EN ALMAS GENEROSAS Y SANTAS.

Diario Pampero Cordubensis nº 75
Instituto Eremita Urbanus
Córdoba de la Nueva Andalucía, 4 de agosto del Año del Señor de 2010. En la fiesta de SANTO DOMINGO DE GUZMÁN, Confesor. Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! VIVA HISPANOAMERICA! Gratias agamus Domino Deo nostro. gspp. *