viernes, 5 de octubre de 2012

*EL NACIMIENTO DEL OBISPO TREJO y SANABRIA*


“Fundador de la Universidad” por Enrique Martínez Paz, Director del Instituto de Estudios Americanistas de la U. N. C, fundado por Monseñor PABLO CABRERA”, hoy cerrado para la cultura de Córdoba a los 400 años de su Universitas

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

*LA BIEN LLAMADA UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA*: La incansable actividad de TREJO vino a unirse A LA EXPRESA VOLUNTAD DE LOS HABITANTES. Pero aquella intención de TREJO venía de muy lejos si hemos atenernos a su propio testimonio: “ha muchos años que deseo ver fundadas en esta tierra estudios de LATÍN, ARTES y TEOLOGÍA”,  expresa en la célebre escritura de 1613. (Constituciones de la Universidad de Córdoba, p. 1, Introducción de ENRIQUE MARTÍNEZ PAZ, Instituto de Estudios Americanistas, U. N. CBA, 1944).
“Desde que entré en este obispado ésta ha sido mi principal pretensión”. Por TREJO sostiene la fundación debía hacerse “EN LA PARTE, Y LUGAR QUE MÁS CONVIENIESE”. Así JERÓNIMO LUIS DE CABRERA intuyó el valor geopolítico de la fundación de la ciudad en 1573. (ALBERTO CATURELLI, Historia de la filosofía en Cba, I, p.46).

*DECRETO DEL RECTORADO DE LA UNIVERSIDAD*


Córdoba, marzo 9 de 1937 (Este decreto rectoral determinó un comentario favorable a la tesis del origen brasileño de TREJO, que publicó el señor GONTRÁN ELLAURI OBLIGADO en el diario “La Voz del Interior” y fechado en marzo 11 de 1937).
“Siendo útil, a diversos fines, esclarecer del modo más positivo el lugar del nacimiento del ilustre fundador de esta Universidad, el insigne Obispo Fray FERNANDO TREJO y SANABRIA, hecho no comprobado hasta hoy en forma precisa y definitiva, y existiendo la posibilidad de investigarlo, mediante los elementos con que cuenta el Instituto de Estudios Americanistas, el Rector de la Universidad, RESUELVE: Art. 1º.- Encomendar al nombrado Instituto el estudio y dilucidación de la verdad histórica sobre el hecho de referencia, el que informará oportunamente a esta Rectorado, del resultado de su investigación…SOFANOR NOVILLO CORVALÁN rector, ERNESTO GAVIER, secretario general.   

*COMO VOLVIÓ A PLANTEARSE EL PROBLEMA*  


El obispo del antiguo Tucumán, FRAY FERNANDO de TREJO y SANABRIA, se ha convertido con el andar de los tiempos en esta parte de América, en un símbolo y representación de la cultura y educación de la época colonial. A su nombre están ligados el Colegio Convictorio de SAN FRANCISCO JAVIER, Córdoba 1613, el Seminario Mayor de SANTA CATALINA, más tarde de Nuestra Señora de LORETO, SANTIAGO de ESTERO, 1609, el monasterio de monjas de SANTA CATILINA, Córdoba, 1613, y la UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA 1613; así se explica que su vida y su obra sean motivos de una intensa curiosidad y que hayan determinado ardientes polémicas.
El lugar y la fecha del nacimiento de TREJO ES UNO DE LOS TANTOS PROBLEMAS de la historia Hispanoamérica, que siguen envueltos en la oscuridad de las contradicciones. Acaso en parte alguna se conserve más vivo el recuerde de la vida del ilustre prelado que en la Universidad de Córdoba, QUE FUNDARA, convertida en el centro de un gran debate relativo a las particularidades de su vida y de su obra.  
Nuestra conciencia HISTÓRICA universitaria, sostiene ENRIQUE MARTÍNEZ PAZ, puede decirse sin exageración, comienza con el valioso libro del DR. JUAN M. GARRO, “Bosquejo Histórico de la Universidad de Córdoba”, publicado en 1882. En ese libro ya se informa sobre la contradicción que adquiriría más tarde casi el aspecto de la polémica histórica. “Mientras la pluma del biógrafo pone de relieve su vida edificante i llena de nobles acciones” –escribe el R. GARRO-, “creemos cumplir un sagrado deber reuniendo aquí las noticias que sobre ellas hemos encontrado, D. FRAY FERNANDO DE TREJO y SANABRIA nació en el año 1554 en la ciudad de la asunción, capital de la Gobernación del Paraguai, según CORDOBA y HAROLD, i en la nueva de SAN FRANCISCO, fundada por su padre y no lejos de aquélla, según nuestro historiador RUIZ DÍAZ DE GUZMÁN.


A pesar de esta incertidumbre, la tradición más autorizada de CÓRDOBA parecía ponerse de parte del nacimiento de TREJO en la Asunción, que habría ocurrido el año 1554; así resultaba de los bocetos históricos de los obispos del Tucumán agregados a la consueta de nuestra Iglesia Catedral y redactados en tiempos del Ilustrísimo señor PEDRO MIGUEL de ARGANDOÑA, más tarde publicados por Mons. Luis Rosendo Leal, en el diario “Los Principios” en diciembre de 1914, y reproducidos en folleto, con los complementos puestos por éste últimos. En esta publicación se lee relativamente a TREJO: “Fue el primer obispo AMERICANO del TUCUMÁN, pues había nacido en el PARAGUAY el año 1554 y apenas contaba cuarenta años de edad cuando fue consagrado obispo”. La indeterminación sobre el lugar del nacimiento que señala una entera región y no una localidad precisa, debe entenderse a nuestro parecer, no como una reserva, sino como la manera de referirse a la ciudad principal, A LA ASUNCIÓN. El momento en que la creencia en el origen paraguayo de TREJO alcanzó la mayor firmeza y difusión, fue cuando la Universidad de Córdoba celebró, con resonantes homenajes, la memoria de TREJO FUNDADOR, en ocasión a la erección de su ESTATUA. A estos actos concurrieron un representante de la Universidad de la ASUNCIÓN, el doctor VENANCIO LÓPEZ, y el Ministro del Paraguay acreditado en Buenos Aires doctor MANUEL VIERA. Desconocemos los factores que determinaron esta tan firme decisión en un tema histórico de una inquietante oscuridad, y ha de advertirse que hasta el fino ministro del Brasil, el doctor CIRO de AZEVEDO se atrevió a decir que era preciso “acentuar la nota americana de la conmemoración del FUNDADOR de este Instituto, ya que la circunstancia de su nacimiento en el Paraguay y la de su educación en el Perú, hacen del obispo argentino un tipo simbólico, donde se funden las variantes casi indistintas de los pueblos de origen idéntico y de una misma TRADICIÓN ancestral. (“Athenas”, p. 122). En 1916, entre las publicaciones que vieron luz pública con motivo de la celebración del tercer centenario de la FUNDACIÓN de la Universidad -1614-, se cuenta el estudio biográfico y crítico del FUNDADOR, escrito por el P. JOSÉ MARÍA LIQUENO (Fr. Fernando de Trejo y Sanabria-Fundador de la Universidad. Córdoba, 2 vols. 1916). Debemos recordar su “influencia de la Universidad de Córdoba en la revolución de la independencia argentina”, Rev. De la Univ. Nac.  de  Cba., III, nº 9, p. 145-146, Córdoba, 1916,  a la cual le atribuye el cumplimiento de tres misiones: fecundó la idea de la Independencia, formó hombres y porque era necesario, “bajó a la lucha encarnada en los hombres de acción y en las iniciativas salvadoras”. Por otra parte, refiriéndose al casamiento de los padres de TREJO y a la fundación del pueblo de SAN FRANCISCO en las costas del BRASIL: “Así se formó la familia TREJO-SANABRIA en la dicha población y en el año 1553, la que al finalizar el año o en los comienzos del siguiente de 1554, tuvo como primer fruto de bendición al ilustre obispo de Tucumán, FR. HERNANDO” (p. 15). Y en el mismo libro se dice en seguida: “De estos antecedentes, y aunque no son sentencia definitiva, podemos colegir, cuál fuera el LUGAR de NACIMIENTO del obispo TREJO. Unos le han señalado la ciudad de la ASUNCIÓN; otros la de SAN FRANCISCO, ciudad fundada por el padre y en la que contrajera matrimonio. Nos inclinamos a esta última sentencia”(p. 18). Todo lo que no impide que sólo a dos páginas de distancia se diga, refiriéndose a la visita de TREJO y HERNANDARIAS a la ASUNCIÓN: “Los vecinos sintiéramos animados por entusiasmo indescriptible y se mezclaron en festivo acompañamiento para formar corona a los dos más célebres PARAGUAYOS de aquel entonces”. Expresiones que comprueban una vacilación del juicio del juicio, si es no se querido referirse a que SAN FRANCISCO era tenido por entonces como comprendido dentro de la jurisdicción de la ASUNCIÓN.
El Dr. CÁRCANO ha sido, desde la primera hora, algo así como un campeón de la tesis brasileña del nacimiento de TREJO. En el prólogo a la obra del P. LIQUENO a que acabamos de referirme (1916), afirma: “Nació TREJO y SANABRIA en SAN FRANCISCO, en la costa del BRASIL, población funda por su padre, y despoblada un año después, trasladándose sus fundadores a la ciudad de la ASUNCIÓN” (pág. X).
La cuestión volvió a renovarse con creciente interés hacia 1937, cuando el DR. MIGUEL ÁNGEL CÁRCANO, hijo de RAMÓN J. CÁRCANO, entonces embajador argentino en Río de Janeiro, promovió la realización de un acto de homenaje que habría de rendir la Universidad de Córdoba, colocando en SAN FRANCISCO un monolito arrancado de nuestras SIERRAS DE CÓRDOBA para recordaría para siempre el lugar del nacimiento del FUNDADOR. La Universidad no se resolvió a decretar la realización de ese acto tan lleno de auspicio y sugestión, teniendo en cuenta los reparos que su departamento técnico, el Instituto de Estudios Americanistas opuso a la seguridad del hecho histórico a celebrar. Esta iniciativa del Embajador argentino tuvo la virtud de mover en el BRASIL, de nuevo, la atención sobre este problema histórico; el DR. CÁRCANO dirigió al Ministerio brasileño RODRIGO OCTAVIO la carta de fecha 8 de marzo de 1937, que tuvo el efecto de provocar otra de este fino y profundo espíritu, cuya definitiva ausencia hace todavía más delicado y más hondo nuestro recuerdo, en la que después de mencionar el hecho de que en 1927 proclamó desde la tribuna de nuestro Salón de Grados, el origen brasileño de TREJO, pedía al ilustre Presidente del “Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro” CONDE DE AFFONSO CELSO, que promoviera una investigación en el seno del prestigioso cuerpo, para dejar esclarecido el fundamento de su afirmación. Estas gestiones terminaron con la “Informaçao apresentada pela comissâo nomeada pelo senhor presidente do Instituto Historico e Geografico Brasileiro”,de fecha 25 de abril de 1938, cuyas terminantes conclusiones afirman que “frente de los elementos que hemos conseguido reunir es lícito concluir, con autorizado fundamento, que el efímero de SAN FRANCISCO fue el lugar en que vió la luz HERNANDO TREJO Y SANABRIA, que después fue preclaro servidor de la Iglesia y de las Letras”. A este informe acompañan como anexos la carta del embajador CÁRCANO; la del Ministro RODRIGO OCTAVIO, la opinión del historiador CARLOS D CASTA PEREIRA, publicado también en folleto en Florianópolis (O nascimento de FRAI FERNANDO TREJO y SENABRIA en SAO FRANCISCO); y la información del vicecónsul ROBERTO ALEGRE ALARCÓN, de julio de 1937. El Dr. CÁRCANO entre tanto, sin duda para despertar el interés de los historiadores brasileños, había leído ante la Academia Brasileña de Letras su celebrado discurso “VOLANDO SOBRE SIGLOS”, en el que, en elegante perífrasis que “Dª MENCÍA, seguida de su familia y numerosos expedicionarios que aún la acompañan, emprende por la tierra desierta el camino el camino de ASUNCIÓN. Viene en brazos de la madre, a los pocos meses de nacer, y recibir el agua bautismal, el SOBRINO NIETO de HERNÁN CORTÉS, más tarde obispo de Tucumán, y FUNDADOR de la Universidad de Córdoba”. (RAMÓN J. CÁRCANO, “Volando sobre siglos”, p. 36, Río de Janeiro, 1937).
Tantos y tan meritorios esfuerzos no han alcanzado, sin embargo, a esclarecer el oscuro problema. No se ha exhibido un solo documento que pudiera directa o indirectamente conducir a una conclusión segura, no se encontrará un raciocinio fundado sobre hechos indiscutibles que nos permita llegar a una afirmación seriamente probable; estamos, hasta aquí, en el campo de las noticias contradictorios, a veces novelescas e irracionales, entre juicios de autoridad, obligados a aceptar aquello que la simpatía nos dicta.
En el PARAGUAY, algunos años más tarde volvió a renovarse la afirmación de la tesis del nacimiento en la ASUNCIÓN. El secretario general de la Universidad, DR. AMADEO BÁEZ ALLENDE, en su monografía “FRAY FERNANDO TREJO y SANABRIA –Paraguayo y Fundador de la Universidad de Córdoba”, Asunción, 1942, destinada a dejarla consagrada, termina informando de una iniciativa según la cual, “las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba, presididas por el magnífico Rector, algunos Decanos y profesores universitarios vendrá próximamente en corporación al PARAGUAY, siendo portadores de un bronce del ilustre paraguayo que dio brillo y prestigio a la Universidad de Córdoba, y por ende a la cultura en la América Latina”(p. 37). La noticia de esta Embajada universitaria, que fue atribuida a la iniciativa de algunos profesores de buena voluntad que se atrevieron a anticiparla, determinó un comunicado que se publicó en la prensa, del entonces Rector DR. NOVILLO CORVALÁN (30 de marzo de 1942), oponiendo a la iniciativa, “la grave duda”, no disipada relativa al lugar del nacimiento.
No sería inoportuno recordar, aunque no estamos dispuestos a prestarle la atención que merecería una tesis histórica asentada en algún fundamento, la afirmación de conocidos autores de cierto prestigio, que han recogido la versión del nacimiento de TREJO o TREXO en LIMA. El propio LOZANO (Historia de la Conquista, t. V, pág. 322) expone: “POR AQUÍ se verá se engaño el maestro GIL GONZÁLEZ (Theatro Eclesiástico de la Santa Iglesia de TUCUMÁN, fol. 52 b), en escribir, nació en LIMA y dio ocasión de errar al autor de la Estrella de Lima (Part. 2, 9), que le sigue; y es cierto que su madre Dª MARÍA nunca salió del PARAGUAY donde de segundo matrimonio tuvo por hijo al insigne gobernador HERNANDARIAS de SAAVEDRA, hermano de nuestro Obispo”.
Así quedan planteadas de nuevo, frente a frente, las dos versiones fundamentales sobre el lugar del nacimiento del Obispo TREJO y SANABRIA. Como los sobrevivientes de la expedición de SANABRIA, y entre ellos el matrimonio TREJO-SANABRIA después de su reciente casamiento, fueron a parar a ASUNCIÓN, y en esta ciudad se crió el Obispo, bien se descubre el fundamento de la tesis paraguaya y, del mismo modo, cómo los náufragos de aquella expedición recorrieron primero,  semi errantes, las costas del BRASIL, en donde se sabe que contrajeron enlace el capitán
TREJO y Dª MARÍA de SANABRIA; la hipótesis del nacimiento en aquellas peregrinaciones, era más elegante y sustanciosa, situándola en el efímero pueblo de SAN FRANCISCO, ciudad que fundara el padre del Obispo: y así nació, sin duda, la tesis brasileña. Nos permitimos plantear el problema sobre estos fundamentos, en atención a que no se ha ofrecido la más leve prueba para justificar una u otra aseveración.


*ENTRE LOS CRONISTAS españoles, acaso el que merezca mayor crédito es *RUI DÍAZ DE GUZMAN. Este era un AMERICANO que vivió una intensa vida de aventura (1554-1629), dentro del mismo ambiente sociocultural en el que a TREJO le toco desenvolverse. Rui Díaz de GUZMÁN – “ARGENTINA. HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DE RÍO DE LA PLATA”. Edic. de Angelis. “Colección de obras y documentos”, 1835. Edic. del Paraguay.1945. Ver Introducción de la de 1882, p. 10). Edic. de la Imprenta de la Revista. Buenos Aires, 1845. Ilustrada con disertaciones y un índice y geográfico para la más fácil inteligencia del texto.

*HASTA LAS LÁPIDAS colocadas para cubrir sus cenizas callan sobre su edad y la fecha de su nacimiento.
La que sustituye, desde marzo de 1946, restaura el texto de LOZANO y dice así:
ILMO. AC RMO. D. D.
FRAY FERDINANDO TREJO
EPISCOPO TUCUMANNENSI
INSIGNE SUO BENEFACTORI
COLLEGIUM HOC CORDUBENSE
IN GRATITUDINE MONUMENTUM
D. O. C.
OBIIT ANNO MDCXIV

*ADDENDA*


*ACERCA de si TREJO y SANABRIA fue o no FUNDADOR y sin ánimo de remozar viejas polémicas, paréceme atinado el juicio del Padre GUILLERMO FURLONG CARDIFF s. j. sobre este punto: “No es TREJO y SANABRIA el fundador de la Universidad de la Universidad de Córdoba, en el sentido de haber él conferido el privilegiado de otorgar grados; no es el Fundador EN EL SENTIDO de haber aportado un capital adecuado y suficiente; no es el Fundador en el sentido de haber escrito las Constituciones, de haber convocado al primer Claustro, de haber señalado a los primeros catedráticos…PERO FUERA DE TODA DISCUSIÓN, es él el FUNDADOR, en cuanto concibió la feliz idea, en cuanto la sugirió a sus contemporáneos, en cuanto estímulo al PADRE DIEGO de TORRES a ayudarle a realizarla, en cuanto a escribió personalmente al REY, solicitando la REAL VENIA y en cuanto donó a ese efecto TODOS SUS BIENES, sin reservase UN MARAVEDÍ”. (“Fernando de Trejo y Sanabria”, revista de los Jesuitas, “ESTUDIOS”, nº 578, p. 655, nov. 1966, Bs As.).
*Dato tomado de: ALBERTO CATURELLI, “HISTORIA DE LA FILOSOFÍA EN CÓRDOBA” 1610-1983, I, Siglos XVII-XVIII, pág. 48. Córdoba, 1992*


DIARIO PAMPERO Cordubensis Nº 475
INSTITUTO EREMITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía y del Tucumán, a 27 de septiembre del Año del Señor de 2012. EN LA FESTIVIDAD DE LOS SANTOS COSME y DAMÍAN, MÁRTIRES. Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA, libre, justa y soberana! Asunto: “El nacimiento del Obispo Trejo y Sanabria”. Gspp*