jueves, 4 de octubre de 2012

*SAN CLEMENTE ROMA*


Muy poco es lo que se sabe de la vida de este antiguo pontífice, aunque ya su persona no fue desconocida a algunos escritores del siglo posterior a su muerte.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso


*Iniciación: La Basílica de SAN CLEMENTE se halla situada a poco más o menos de trescientos metros del Coliseo, en la calle suavemente inclinada que sube por la depresión que hay, entre los Montes Celio y Oppio, hasta llegar a SAN JUAN DE LETRÁN. Recibe su nombre del de SAN CLEMENTE PAPA, tercer sucesor de SAN PEDRO, que murió aproximadamente en el año 100 después de Cristo. Su fiesta se celebra el 23 de noviembre, fecha que nos transmite el martirologio del siglo V, de origen itálico, conocido también como Martirologio Geronimiano. 

1.      EL PAPA SAN CLEMENTE

Muy poco es lo que se sabe de la vida de este antiguo pontífice, aunque ya su persona no fue desconocida a algunos escritores del siglo posterior a su muerte. En efecto, SAN IRENEO (130-200) cree fue contemporáneo de PEDRO y PABLO, mientras que ORÍGENES (185-254) llega hasta identificarlo con el CLEMENTE de quien habla SAN PABLO (Fil. ,4, 3) como compañero suyo de apostolado. (4. SAN PABLO proclama la gran excelencia de la alegría, la cual en la Vulgata es llamada tesoro inexhausto de santidad (Ecli. 30, 33). 3. Compañero: Algunos creen que en el griego está palabra indica un nombre propio. CLEMENTE es tal vez aquel que más tarde fue Pontífice de la Iglesia de Roma (SAN JERÓNIMO). Mas debemos evitar que esa hermosa fuerza de la alegría descienda del espíritu a la carne. ¡Cuántas veces sucede que un banquete para celebrar algo espiritual concluye con la ebriedad que nos bestializa y nos mueve al pecado! (Véase I Cor. 11, 7 y nota).
Según estudios muy recientes, sus escritos dejan entrever su origen HEBREO y han llegado a sugerir la hipótesis de que, tal vez, pudiera haber formado parte, como liberto hebreo, de la casa del mártir TITO FLAVIO CLEMENTE, primo del emperador DOMICIANO (81-96 a.D.). Como quiera que sea él fue el autor indiscutible de la famosa CARTA A LOS CORINTIOS, escrita en el año 96, en nombre de la iglesia de Roma para poner fin con su autoridad a los desórdenes surgidos en la iglesia de CORINTO, en la que algunos “praesbyteri” habían sido depuestos.

*CLEMENTE llamaba al arrepentimiento a los fieles y con firmeza insistía, en nombre de los apóstoles, a que los mencionados praesbyteriu fueron a sus cargos y a que obedecieran a sus legítimos superiores. Fue aquel requerimiento eficaz e  importante porque es uno de los primeros argumentos en pro de la autoridad y prestigio de la iglesia de Roma. Sabemos por otro lado, que la Carta fue considerada en tal alta estima que, hacia el año 170, y todavía durante el siglo VI, se leía públicamente en Corinto juntamente con las Escrituras.

La tradición hizo de SAN CLEMENTE, años después, el protagonista de muchas leyendas, inspiradas principalmente en la “Literatura Clementina” y en las ACTAS del siglo IV. Tales documentos son, sin duda, apócrifos, pero no dejan de ser muy útiles para entender algunos frescos tanto de la iglesia superior de SAN CLEMENTE como de la inferior.

*Cuentan las ACTAS, por ejemplo, como SAN CLEMENTE, en tiempo del emperador TRAJANO (98-117) fue relegado al destierro en CRIMEA (ACORDARSE DE YALTA 1945) y condenado a trabajos forzados en las minas. Fueron allí tan grandes los éxitos de su actividad misionero entre los militares y compañeros de prisión que, para vengarse los romanos, le ataron un ANCLA arrojándole al Mar Negro. La escena viene representada en un fresco de la pared izquierda de la nave central, en la iglesia superior. Pasado algún tiempo -continua tan pintoresca leyenda- las aguas se retiraron, dejando  al descubierto un SEPULCRO que los ÁNGELES habían construido y del cual el cuerpo de SAN CLEMENTE fue recuperado, para ser luego sepultado en una pequeña isla. Desde entonces en lo sucesivo, una vez al año, gracias al milagroso de-fluir de la MAREA volvía a aparecer a las gentes aquella angélica tumba. En una de aquellas circunstancias, narra también la leyenda, como lo relato culminante, el caso de un niño que, arrebatado por la marea alta, después de pasado año fue encontrado sano y salvo en la tumba sumergida por el agua en el momento preciso de su retirada. (El milagro se ve en el fresco n. 4 del nártex de la basílica interior).


2.      Los santos CIRILO y METODIO


El Papa SAN CLEMENTE fue venerado como mártir a finales del siglo IV, por influjo de las mencionadas ACTAS y, tal vez, también porque a dicho pontífice se le suele confundir con el cónsul del mismo nombre que sufrió el martirio. Sin embargo, en las noticias referentes a SAN CLEMENTE no encontramos alusión alguna a su martirio, ni al lugar de su muerte o de su destierro. Con todo, la leyenda alcanzó tan grande difusión y renombre que, después de unos cinco siglos, indujo a los SANTOS CIRILO y METODIO, APÓSTELES DE LOS ESLAVOS, a intentar buscar su cuerpo en la región del MAR NEGRO.

Ambos hermanos, oriundos de TESALÓNICA, a petición del rey RASTISLAV, fueron invitados en el 863 por el emperador bizantino MIGUEL III a evangelizar MORAVIA, enseñando en eslavo, por cuya lengua tanto se interesaron. CIRILO también el llamado alfabeto GLAGOPOLÍTICO”, con el que contribuyó de manera extraordinaria al desarrollo posterior de la literatura ESLAVA; además uso esta lengua en culto litúrgico, propagando, en una traducción que hizo, las Sagradas Escrituras.

*CIRILO, en una misión anterior entre los KÁZAROS, por los años 860-861, y durante su permanencia en CHERSON, había encontrado y obtenido un 30 de enero de 861, en una pequeña isla de CHERSON- parece de la bahía de KAMYS- unas reliquias que él creyó fueron de SAN CLEMENTE, y un ANCLA, instrumento de su martirio. A este propósito cuenta la VITA de CIRILO, traducida por R DVONIK (Les légendes), que: “Habiendo oído que SAN CLEMENTE todavía yacía en el mar, se puso a ORAR diciendo: CREO EN DIOS y tengo fe en SAN CLEMENTE, y que conseguiré encontrarlo y recuperarlo del mar. Insistiendo al Obispo a que le aprobase el deseo, adquirió una embarcación y acompañado del clero y de gentes piadosas navegó hacia el lugar (en el que suponía encontrar los restos del  santo). A su llegada, el mar recobró la calma, y todos, entre cánticos, se pusieron a rastrearlo. De pronto comenzó a percibirse un fuerte olor y aceite e incienso y comenzaron a aparecer las sagradas reliquias. Las recibieron ellos con gran reverencia, y después que él (CIRILO) las hubo anotado en sus Invenciones, las trasladaron a la ciudad entre el entusiasmo de todos sus habitantes”. 

*Cumplida su misión en MORAVIA, los dos hermanos CIRILO y METODIO, asintiendo al deseo del Papa NICOLÁS I, regresaron en el 867 a ROMA; pero allí fueron recibidos por ADRIANO II – sucesor de NICOLAS el 14 de diciembre del 867 – trayendo consigo los supuestos restos de SAN CLEMENTE. “El Papa de ROMA (NICOLÁS) – se añade – informado acerca de su persona (CIRILO), mandó salir a recibirle. Tan pronto que llegó a ROMA, el  apostolicus  ADRIANO fue personalmente a su encuentro en  compañía de todos los ciudadanos, con antorchas encendidas, pues transportaba también las reliquias de SAN CLEMENTE, mártir y Papa romano”. Por consiguiente, al final de estos festejos, aquel cuerpo traído de CRIMEA, fue enterrado en la Iglesia de SAN CLEMENTE,
Al año siguiente (12-11-869) CIRILO murió en ROMA y METODIO pidió permiso para trasladar a GRECIA el cuerpo de su hermano. Pero ante el descontento del Papa y del pueblo romano, decidió renunciar a ello logrando en cambio que CIRILO fuese sepultado – según cuenta  Legenda italica  - en la misma Iglesia de SAN CLEMENTE: “JUNTO AL SANTO CUYO CUERPO TRAJO CON TANTA DEVOCIÓN A ROMA”.

*EL “TÍTULO” y las Iglesias de SAN CLEMENTE  


*Este monumental edificio probablemente perteneció a un personaje romano de nombre CLEMENTE y, tal vez, según creen algunos estudiosos, fue propiedad de la familia del cónsul y mártir TITO FLAVIO CLEMENTE, coetáneo de SAN CLEMENTE. En todo caso, parece muy aceptado que a final del siglo I, o principios del II, un AULA de dicho edificio estuviera especialmente dedicada al culto cristiano. De todos modos, es cierto que en ROMA existía un antiguo TITULUS CLEMENTIS, o lugar de reunión y de oración, en la vivienda privada de un tal CLEMENTE. Algún tiempo después de la victoria de CONSTANTINO en el puente MILVIO y del Edicto de MILÁN (313) con el que se otorgó a los cristianos la libertad de culto, el entero edificio, propiedad de la gens CLEMENS,  se habilitó para el culto, transformándolo en una basílica que se dedicó a la memoria del PAPA CLEMENTE. Esto aconteció ciertamente antes del 384, ya que al menos sabemos con certeza que la primitiva iglesia de SAN CLEMENTE fue consagrada durante el pontificado del Papa SIRICIO (384-399).

*La primera basílica de SAN CLEMENTE, era un edificio rectangular y ocupaba exactamente la mitad de la superficie del llamado “edificio clementino” del siglo I. 

*Los textos sobre la basílica de SAN CLEMENTE generalmente dan por aceptable que, desde el siglo VI, estuvo confiada a una comunidad benedictina, pero esto claramente es fruto de una errada interpretación de un texto de los “diálogos”  del Papa GREGORIO MAGNO (590-604). De hecho, únicamente en 1403, fue cuando una comunidad monástica comenzó a encargase del culto en SAN CLEMENTE, al cedérselo BONIFACIO IX a la congregación agustina de SAN AMBROSIO de MILÁN, fundada pocos años atrás (1379). La basílica estuvo a cargo de la comunidad ambrosiana hasta que ésta fue totalmente suprimida en 1643 por URBANO VIII. En 1645 el cardenal CAMILO PAMPHIJLJ, sobrino de INOCENCIO X, entregó el cuidado de la basílica a los dominicos de SAN SIXTO y la entera propiedad fue definitivamente concedida en 1667, a la Orden Dominicana por el cargo de abad Comendador de SAN CLEMENTE. Diez años más tarde, a causa de la persecución religiosa en IRLANDA, la basílica y convento de SAN CLEMENTE, juntamente con la de SAN SIXTO el VIEJO – frente a las Termas de CARACALLA – fueron cedidos a los dominicanos irlandeses, quienes hasta el presente administran la basílica*.


DIARIO PAMPERO CORDUBENSIS Nº 472
INSTITUTO EREMITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía y del Tucumán, 17 de septiembre del Año del Señor de 2012. Fiesta de la Impresión de las llagas de SAN FRANCISCO DE ASÍS, Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA, Libre, Justa y Soberana! SAN CLEMENTE ROMA. Gspp*