domingo, 2 de diciembre de 2012

LA MULA Y EL BUEY


La infancia de Jesús modifica sustancialmente la historia sobre el nacimiento de Jesús, puesto que Joseph Ratzinger elimina dos de los elementos más icónicos que lo representaban: no había mula ni buey, ha afirmado. Además la estrella, afirma con seguridad, era una supernova.


Editó: Lic. Gabriel Pautasso
Tomado de “El humor de Salas” en El correo Gallego de 22 de Noviembre. La mula y el buey estando ya sin trabajo hacen cola en las Oficinas del Instituto de los desempleados, INEM.
Es la comidilla de estos días hasta el punto que ha tenido que salir a la palestra el Portavoz de la Conferencia Episcopal española, Monseñor Camino, a decir que les está permitido a los católicos españoles poner en sus “Belenes” las tradicionales figurillas de la mula y el buey calentando con su aliento al Niño Jesús. A lo que muchos han respondido, oído en la radio, que ahora pondrían dos o más parejas de mulas y bueyes, incluso alguien ha dicho que pondría una granja. No ha faltado alguien a quien se ha oído decir: “Tiene la Iglesia patas arriba y ahora se preocupa de la mula y del buey”
Algunos minusvaloran el sentido común de las buenas gentes. Todos saben que el cariño y la devoción popular ha adornado entrañablemente el hecho evangélico del Nacimiento del Salvador en un establo: “María envolvió entre pañales” al Niño recién nacido y lo colocó en el pesebre: “..Et pannis eum involvit et reclinavit in praesepio” . Eso es lo que nos dice el evangelio de San Lucas.  Alrededor de ello la piedad popular ha forjado las entrañables imágenes que todos conocemos.
“Pero en esto vino Fidel”...  quise decir el “papa” teólogo que nos ilustra con las profundidades de su teología para, al parecer, decirnos que no hubo mula y buey, que la estrella fue una conjunción normal de astros (¡¿pero cómo puede guiar una conjunción de astros a los magos, que no reyes, hasta Jerusalén o hasta el portal de Belén?!), y decir  otras cosas más que sin duda “depurarán” la Fe de los fieles, haciendo todo más digerible a la “mentalidad moderna” como que la Virgen no hizo promesa de castidad [si sería tonta una mujer ya desposada (desponsatam viro) preguntando ¿Cómo será esto pues no conozco varón? (quomodo fiet istud quoniam virum non cognosco). A esto tuvimos la respuesta de Agustín y Tomás de Aquino en pro del voto de Nuestra Señora, pero ahora viene el “Tercer Santo Padre”, el papa teólogo, que dice que no hubo nada de esto y además “era una mujer con mucho autocontrol”.
En fin. Ha habido muchos comentarios en radios y programas de Televisión. Todos rezuman la chanza y  yo diría el desprecio de los “católicos” conciliares y de los no católicos.
Observadores descreídos también han entrado al trapo que tan ingenuamente se les pone delante para hacer observaciones ácidas e irreverentes. Una muestra entre millares, el chiste que encabeza.
Por otra parte las  originalidades de Ratzinger darían para un amplio dossier.

Ya en 2007 afirmó en su homilía de la Misa “In coena Domini” que Jesús celebró las pascua esenia, por lo que no habría comido cordero como buen vegetariano [Con amplia repercusión también en los medios]. Pero después en su libro “Jesús de Nazaret” varió lo dicho para afirmar que no celebró en absoluto la Pascua [contra lo explícitamente firmado por los evangelios] ya que en esto habría que seguir a “Juan” frente a los “problemáticos sinópticos”. 
En 1984 en la revista “Jesús” dijo que según el Tercer Secreto de Fátima, el cual había leído, el Secreto versaba sobre los últimos tiempos apocalípticos del mundo. Pero en 2000, cuando se “publicó” el Secreto, varió para decir entonces que el Tercer Secreto era ya “cosa del pasado del siglo XX“. Claro que en Fátima afirmó que el Secreto habla de “la pederastia” en la iglesia.
Su afirmación en una conferencia académica de que el “Islam”, citando al emperador Manuel, se había expandido por la espada varió más tarde, ante el mundo árabe conmocionado y exigiendo la retractación, que él no participaba de esta idea.
En fin, internet abunda en reseñas sobre la actuación y fotografías del “papa” Ratzinger.

“Tríptico de la Natividad” (1505-1515), Metropolitan Museum of Art, New York.

***

El Papa afirma que no había ni mula ni buey en el portal de Belén

Se trata así de la última parte de la trilogía escrita por Ratzinger sobre la vida de Jesús



***

Ratziger se hace una pregunta fundamental a lo largo de las páginas del volumen que no titubea en responder
Portada de 'La infancia de Jesús' de Benedicto XVI.

El último libro escrito por el Papa, Benedicto XVI, que sale a la venta este 21 de noviembre de 2012 en medio centenar de países, está provocando toda una ola de comentarios sobre su contenido.
La infancia de Jesús modifica sustancialmente la historia sobre el nacimiento de Jesús, puesto que Joseph Ratzinger elimina dos de los elementos más icónicos que lo representaban: no había mula ni buey, ha afirmado. Además la estrella, afirma con seguridad, era una supernova, informa Reuters.
Ratziger se hace una pregunta fundamental a lo largo de las páginas del volumen que no titubea en responder. "¿Es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen?".
El religioso contesta: "Sí, sin reservas".
Sin embargo, anula la historia de San Agustín, quien afirmó por escrito que María hizo un voto de castidad y se encomendó a José para que la protegiera.
El Papa, a pesar de desmontar la historia original sobre el nacimiento de Jesús, no duda en su veracidad. Es "historia, historia real, acontecida, historia interpretada y comprendida con base a la palabra de Dios", afirma.
Respecto a María, Ratzinger también le dedica unas palabras y resalta que era "una mujer valiente" y "de gran interioridad, que mantiene juntos el corazón y la razón y trata de entender el contexto, el conjunto del mensaje de Dios".
Se trata así de la última parte de la trilogía escrita por Ratzinger sobre la vida de Jesús. Dividida en un prólogo, cuatro capítulos y un epílogo, recorre y analiza el Evangelio desde el nacimiento de Jesús a su presentación en el Templo a la edad de 12 años. Los anteriores volúmenes recogieron la vida adulta de Jesús y su ministerio público.

DIARIO PAMPERO CORDUBENSIS
INSTITUTO EREMITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía, 24 de noviembre del Año del Señor de 2012. FIESTA DE SAN JUAN DE LA CRUZ, CONFESOR y DOCTOR “La caridad no tiene envidia”.
Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINATARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! Gspp*