miércoles, 15 de marzo de 2017

*II. C. S. LEWIS: EL ANTÍDOTO CONTRA EL NIHILISMO. 2ª parte. *


LA PRIORIDAD DE LA ÉTICA



En 1943, tres años antes de la publicación de The Hideous Strenght, LEWIS expresó en una carta al escritor de ciencia de ficción ALTHUR C. CLARKE: Estoy de acuerdo en que la técnica es per se neutral, pero me parece, en verdad, que una raza dedicada al aumento de su propio poder por medio de la tecnología y completamente indiferente ante la ética es un cáncer en el universo”.
El error profundo, central y quizás letal en término que LEWIS detectó aquí en el corazón de la apostasía moderna es la creencia de que sólo los hechos son objetivos y absolutos, y que los valores son siempre y en todas partes subjetivos y relativos. Esta creencia completamente contradictoria y destructiva es la causa radical del colapso mental y moral del mundo moderno, que LEWIS. Junto con G. K. CHESTERTON y T. S. ELIOT nunca se cansaron de atacar sin desalentarse, como lo han hecho esos europeos orientales que son POLANYI, SOLZHENITSYN y los tres polacos, MILOSZ, KOLAKOWSKI y el PAPA. El PAPA expresó así en la Redemptor Hominis: El significado esencial del “dominio” y el “reinado” del hombre…sobre el mundo visible…consiste en la primacía de la ética sobre la tecnología…en la primacía de la persona sobre las cosas y en la superioridad del espíritu sobre la materia”.


La herejía del materialismo científico aniquila no sólo los valores y las obligaciones, sino hasta la posibilidad de una verdad y significado coherentes. Así, “las cámaras de gas de Auschwitz”, escribe el psicólogo VIKTOR FRANKL, que sobrevivió allí, fueron preparadas, en último término, no en algún ministerio en Berlín, sino más bien en los escritorios y salas de conferencias de hombres de ciencia y filósofos nihilistas”. Escribiendo en 1949, el físico W. HEITLER aseveró lo mismo: En la declinación de los padrones éticos que exhibió la historia de los últimos quince años, no es difícil trazar la influencia de conceptos mecanistas y deterministas que se han deslizado en las mentes en forma inconsciente, pero profunda”.


El pensamiento determinista surge de las inapropiadas extrapolaciones y aplicaciones del método científico que es considerado como la norma exclusiva de la racionalidad y de la verdad. Esto es el cientificismo, esa herejía y aberración a cuya denuncia LEWIS y muchos otros pensadores y escritores excelentes de nuestra época han dedicado sus principales críticas, pero otros – como SKINNER, MONOD, y todos los conductictas, marxistas y darwinianos a carta cabal han celebrado y promovido. Al oponerse a él en forma elocuente, LEWIS no sólo adoptó una posición personal, sino que se cimentó en las más profunda tradición intelectual y moral de Occidente, la que él hace derivar de PLATÓN y ARISTÓTELES, pero también está revelada y reafirmada en el Prólogo al Evangelio de SAN JUAN y, de allí en adelante, a través de todo el cristianismo, que es la última manera racional y moral de comprender en forma inteligible del cosmos.
Esta tradición filosófica, a la cual LEWIS es una figura tan grande y elocuente llega hasta él y va más allá de él, en una gran sucesión apostólica intelectual cuyas luminarias incluyen también SANTO TOMÁS DE AQUINO, pero el centro del mundo de habla inglesa ha sido y sigue siendo OXHORD. Una de sus principales figuras es RICHARD HOOKER (1554-1600), sobre cuyas Leyes de política eclesiástica (Laws of Ecclesiastical Polity) LEWIS escribió unas palabras que son apropiadas a sus propios escritos en general: Es una obra de prudencia, de arte, de virtud moral y (como, sin duda, habría dicho HOOKER) de GRACIA”.
Y, tal como HOOKER y LEWIS, las otras grandes  figuras de OXFORD en este acueducto que lleva las aguas vivas de civilización a través de los siglos, son también escritores y por muy eruditos que fuesen, no son nunca principales o meramente especialistas: son hombres tales como SAMUEL JOHNSON, JOH HENRY NEWMAN, MATHEW ARNOLD, T. S. ELIOT por afinidad y figuras actuales, como LORD HAILSAM y BASIL MITCHELL. El magnifico libro de éste último, Morality, Religiou and Secular (La moral religiosa y secular), nos habla con la voz y el acento auténticos y la autoridad de esa tradición.
Lo que constituye centralmente en esos autores su visión profunda y su afirmaciones – o sea, la principal realización de la civilización occidental, en la medida en que ella todavía existe como tal – fue expresado recientemente por MICHEL DUNNET, profesor de lógica en Oxford, cuando dijo: No encuentro ninguna explicación satisfactoria de la verdad o de la ética sin el teísmo”.  No hay epistemiología ni moral coherentes sin el reconocimiento y la comprensión de ese Uno inteligible del cual derivan.


Este criterio está en el corazón de la Philosophia Perennis (filosofía perenne), dondequiera exista, lo que equivale a decir dondequiera la cordura y la virtud hayan llegado a ser parte de la tradición del aprendizaje, del arte, de las instituciones y la conducta en una determinada cultura. El Evangelio de SAN JUAN comienza así: “En el principio era el Verbum”, es decir, del logos; EN GRIEGO: el alma y la substancia del ser inteligible. Y cuando JOHN C. H. WU tradujo esto al chino, escribió; En el principio era el TAO, USANDO EN LUGAR DE LOGOS la palabra que en la cultura confuciana significa también el orden divino, racional y moral del universo. LEWIS se empeñó en señalar que ninguna cultura había inventado o poseía en forma exclusiva esta intuición del orden cósmico, y que las sociedades y culturas eran decentes en la medida en que reconocían y seguían “las últimas perogrulladas de la razón práctica” que deriva de aquélla y la encarnan en instituciones, hábitos y tradiciones”. “El hombre es hombre”, escribió también T. S. ELIOT porque puede reconocer las realidades sobrenaturales – tales como la verdad, las obligaciones, el sentido de las cosas y su finalidad y validez” – “NO PUEDA INVENTARLAS”. El reconocimiento del centro de valores y verdades que sostiene, legitima y genera estas realidades es el conocimiento racional de Dios: Deus est ipsa sapientia”, como dice SANTO TOMÁS DE AQUINO. Esto es el súmmum bonum, y LEWIS escribe que este bien es verdaderamente algo objetivo y la razón es el órgano por medio del cual es aprehendido”.   


*DESDE EL BUNKER o BUNQUER, SOPLA EL PAMPERO
¡POR LA PATRIA HISPANOAMERICANA!
gabrielsppautasso@yahoo.com.ar